BUSQUEDA DE VISION - EL CAMINO DE LA MONTAÑA

BUSQUEDA DE VISION- EL CAMINO DE LA MONTAÑA

Vamos caminando por senderos en nuestra existencia, mientras observamos paisajes, construimos nuestra historia personal, hasta que poco a poco empezamos a sentir la necesidad de una intimidad superior, en la que podamos reflexionar en torno a nuestra vida ¿Quién soy? ¿Cuáles son mis virtudes? ¿Hacia dónde me enfoco? ¿Cuál es mi real inspiración?

Estas son las preguntas que nos recuerdan el camino de la montaña, nos recuerdan que debemos buscar nuestra visión, la visión profunda de nostr@s mism@s; para así afianzar nuestro camino, nuestra misión, avanzando con mayor confianza sobre lo que deseamos manifestar en nuestra vida.

Durante cuatro días con sus noches, ofrendamos el ayuno de agua y alimento, el agotamiento físico, sobrellevamos el frio de la noche, el calor del día y la soledad; y es por esto que durante la búsqueda de visión, entramos en un estado especial de discernimiento para aclarar nuestra mente. Una bella oportunidad para observarnos profundamente en el reconocimiento de las luces y sombras que llevamos dentro, las expansiones y limitaciones, las fuerzas y debilidades, las dudas y la confianza; todas esas emociones y sensaciones que solo en la intimidad se pueden diluir o afianzar con sinceridad.

Mientras vamos a la montaña contamos con el apoyo de nuestros cercanos sanguíneos o afectivos quienes estarán poniendo el mejor pensamiento, la bonita palabra para que podamos hallar los tesoros que llevamos dentro. Se alimentarán y beberán por nosotros pues estamos tejidos en nuestras relaciones y de esta manera fortalecemos las redes de amor y confianza caminando en compañía, de la mano de quienes hacen parte de nuestra historia personal. Pues cuando nos ofrendamos de esta manera ante las esencias estamos también haciendo brillar el camino de quienes nos han permitido estar presentes en este tiempo empezando por la familia hasta nuestros ancestros.

Ademàs de sentir el llamado a buscar la visión debemos llevar nuestros rezos e intensiones pues son los que nos darán la fuerza para estar en la montaña sembrados como una semilla que brotara con alegría al final de este encuentro espiritual en intimidad.

…Ante la montaña me inclino
con mi cobija, mi tapete, mi hambre y mi sed
con el sol como alimento y la luna mi compañía intima
por cuatro días y cuatro noches
ante los guardianes de los cuatro rumbos
… me entrego
En la plena confianza de renacer
con voluntad guerrera del amor
…Por mi gente, por mis abuelos, por mi familia.


  Abuelo Kabito & Tanametztliº




4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Gratitud siempre por lo que le brindan a nuestras vidas. Es un dulce honor poder caminar en esta familia. Bienvenido el tiempo sagrado del silencio vivo de la montaña.

    ResponderEliminar
  3. Gratitud siempre por lo que le brindan a nuestras vidas. Es un dulce honor poder caminar en esta familia. Bienvenido el tiempo sagrado del silencio vivo de la montaña.

    ResponderEliminar
  4. Gratitud siempre por lo que le brindan a nuestras vidas. Es un dulce honor poder caminar en esta familia. Bienvenido el tiempo sagrado del silencio vivo de la montaña.

    ResponderEliminar